Algarve 2012. Día 1: Llegada a Faro.


Pasas la frontera y lo primero que te encuentras (además de una estación abandonada) son unas vacas pastando al lado de la carretera  

Portugal. Algavre 2012.

Llegamos a Faro por la tarde y tras dejarnos guiar por el “TOMtorrón” (GPS) que siempre nos hace dar más vueltas que un ventilador, fuimos a dejar las cosas en el hotel. Una vez soltados todos los trastos nos miramos y dijimos “Como que apetece una siesta”. Estábamos agotados ya que desde Madrid hasta Faro (si no coges atasco) son siete horazas, así que descansamos nuestro buen par de horas y en cuanto nos despertarnos anocheciendo, decidimos cenar e irnos al centro de la ciudad y caminar un poco por allí de noche.

A mí, particularmente, me gusta aprovechar siempre que puedo para ver las ciudades o pueblos que visito tanto de noche como de día. Me encanta observar los contrastes que ofrecen, los cambios en el ambiente, los monumentos, las gentes…. La perspectiva es completamente distinta.

Ciudad de Faro. Portugal. Algarve 2012.

Eran las 21:30 (hora portuguesa) y las calles del centro de Faro estaban prácticamente vacías. Nosotros dos y otra pareja de españoles que nos cruzamos dentro del recinto amurallado éramos los únicos que estábamos dando vueltas por la ciudad. Yo disfruté mucho paseando por las calles empedradas con aquella calma y tranquilidad que ofrece la noche, sin el agobio de turistas por todas partes.

Arco da Vila. Ciudad de Faro. Ciudad de Faro. Algarve, 2012. Ciudad de Faro. Portugal. Algarve 2012.

Además, el silencio que reinaba permitía escuchar, una vez que salías de las murallas y paseabas por sus alrededores, el lejano sonido del oleaje del océano y la fauna de las marismas de Faro.

Faro. Algarve, 2012. Ciudad de Faro. Portugal. Algarve 2012

En el paseo que hay entre la muralla y las vías del tren había en el suelo una enorme brújula de mármol y, como no había ni un alma por la calle, nos convertimos en la flecha que marca el rumbo ¿Adivináis hacia donde estoy señalando? 

Brujula en ciudad de Faro. Portugal.


♦ Semana Santa en el Algarve. 2012


 

Te puede interesar...

Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

No lo dudes y deja tu comentario...