Algarve 2012. Día 4: Lagos.

Día de regreso que aprovechamos para hacer nuestros últimas visitas y comprar algún que otro recuerdo para la familia antes de emprender camino. De lo que teníamos previsto nos quedaba por ver Lagos de día (porque habíamos pasado varias veces por la ciudad de noche sin llegar a detenernos en ella) así que, recogimos nuestros trastos del hotel y rumbo a Lagos.

Como todas las ciudades del Algarve Lagos está pensada para el turismo principalmente alemán, inglés y francés. Es algo que de alguna forma me desagradó del Algarve y también me entristeció mucho porque me hizo consciente de que pueblos enteros y ciudades enteras pierden poco a poco lo que son para adaptarse a los gustos de otros. Aún así, todavía quedan cosas por ver que conservan la esencia del pueblo portugués… pero hay que rebuscar.

Lagos, Algarve. Portugal. 2012.

Las dos o tres calles principales junto con sus plazas están claramente enfocadas al turismo, así que decidimos perdernos por las callejuelas de los alrededores. Pequeñas, estrechas y empinadas con sus casitas de cal blanca o pintadas de llamativos colores y los edificios de fachada de azulejo tan característico de Portugal. No dejéis de visitar la Iglesia de Santo António, el interior es una maravilla (aunque nosotros no pudimos entrar porque, una vez más, había oficio. Es lo malo de viajar en Semana Santa)

Portugal. Algarve 2012. Lagos, Algarve. Portugal.

Lagos, Algarve. Portugal.

También dimos una vuelta por los alrededores de la muralla y en una de esos recorridos por las callejuelas nos encontramos con una reconstrucción de un teatro romano. Yo no tenía ni idea de que Lagos tenía un teatro de este estilo. Nos quedamos bastante sorprendidos.

Portugal. Algarve 2012.

Después nos dimos una pequeña caminata por el paseo marítimo con toda la intención de ir hasta el fuerte que hay al final pero íbamos fatal de tiempo así que decidimos darnos la vuelta e ir de camino hacia el coche para comprar algo de comer y poner rumbo a casa.

Portugal. Algarve 2012.

Estaba empecinada en despedirme del Algarve (de momento) comiendo en la playa, al igual que hicimos el primer día. Así que nos fuimos al McDonald’s, nos compramos un McPaio (al que yo bauticé como McPato) y un McLusitano y a la Meia Praia de Lagos que fuimos para sentamos para comer. De nuevo, playa inmensa en la que estábamos prácticamente solos.

Portugal. Algarve 2012.

Somos unos frikis y una de las cosas que hacemos SIEMPRE que salimos fuera es probar las hamburguesas del McDonald’s y degustar las diferencias Las hamburguesa de pollo están infinitamente más buenas en Portugal que en España. Se nota la “frescura” de todos los productos (Parece que estoy haciendo publi, pero no. Es que somos así de frikis)

¡Y mucho cuidado cuando crucéis la vía del tren para ir a la playa! Que el tren es bastante silencioso y si andas despistado cuando te quieres dar cuenta lo tienes encima

Lagos. Portugal. Algarve 2012.

Después de comernos nuestros helados y de echar un último vistazo al océano nos despedimos con la sensación de que nos habíamos quedado tantísimo por ver que decidimos que tendríamos que regresar en breve. Y hasta ése día…

Portugal. Algarve 2012.

Frontera de España y Portugal

Espero que os haya gustado esta crónica viajera y que os haya servido para planificar en algo vuestro viaje o para animaros a visitar esta región de Portugal. Si tenéis alguna pregunta no dudéis en escribirme, si puedo ayudaros en algo lo haré encantada


♦ Semana Santa en el Algarve. 2012


 

Te puede interesar...

Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

No lo dudes y deja tu comentario...