Excursión: Ruta por la Sierra de San Vicente (Toledo)


En esta entrada os propongo una ruta por la Sierra de San Vicente hacia el Cerro de San Vicente a 1.321 metros de altura, en la provincia de Toledo, cerca de las poblaciones de El Real de San Vicente, Hinojosa de San Vicente y Talavera de la Reina.

Ésta sierra se encuentra en el Sistema Central, rodeada por los valles del río Alberche y el Tajo al noreste y al sureste, los montes de Toledo y al noroeste por la Sierra de Gredos y podremos disfrutar de unas vistas magníficas de todos ellos .

Antes de subir al Cerro de San Vicente os recomiendo hacer una parada en las inmediaciones del Campamento El Piélago donde se puede disfrutar de un precioso bosque de castaños y robles por el que transcurre un pequeño riachuelo.

Sierra de San Vicente

Cuando nosotros fuimos estábamos solos y era una auténtica delicia recorrer los senderos cubiertos por un blando manto de hojas, poder oír el crujir de ellas a nuestros pasos, contemplar los primeros brotes previos a la primavera esquivando las tímidas florecillas de color violeta, oír el burbujeo del agua del arroyo y disfrutar de la tranquilidad del rumor de la naturaleza entre nudosos y singulares árboles de colores del otoño, altos y espigados hacia un cielo azul profundo.

Sierra de San Vicente   Sierra de San Vicente

Sierra de San Vicente   Sierra de San Vicente

Tras disfrutar de este remanso de paz cogimos el coche y pusimos rumbo hacia el Cerro de San Vicente. Dejamos el coche en el aparcamiento habilitado (¡Cuidado al entrar! Hay un badén interesante, si tenéis coche con bajos deportivos entrad con precaución para evitar rozarlos), cogimos nuestros trastos y subimos hacia el cerro, realizando la ruta denominada El Monte de Venus. El nombre le viene por “Mons Veneris” dado por los romanos, puesto que aquí era donde, al parecer, veneraban a la diosa Venus. Pero, antes que ellos, los vettones ya realizaban rituales sagrados en este lugar .

La ruta de senderismo es sencilla, son 2 kilómetros y tiene una duración de 2 horas y 30 minutos aproximadamente entre que subes, merodeas por allí y observas el paisaje. Si os gusta hacer un poco el cabra, como a nosotros, entonces unas 3 horas o todo el tiempo que os apetezca Comienza con una cuesta un poco empinada de unos 400 metros y recorreremos la senda entre espigados pinares.

Sierra de San Vicente

Tras terminar de subirla el terreno se nivela y nos tocará sortear y bordear algunas piedras enormes y muchas de ellas en forma de pelotas gigantes A nuestra izquierda encontraremos como fondo la Sierra de Gredos reluciente con la brillante nieve recién caída que la cubre.

Sierra de San Vicente

Sierra de San Vicente

Sierra de San Vicente

Seguimos por la senda (la que, probablemente, a veces perderéis y entonces os tocará brincar por las piedras, lo que resulta de lo más divertido )  y llegamos a la denominada Parada 3. Aquí encontraremos las ruinas de la Ermita de San Vicente construída sobre la Cueva de los Mártires. La cueva recibe ese nombre puesto que se cree que fué aquí donde los santos mártires Vicente, Sabina y Cristeta se escondieron de los romanos. En el siglo XVII, debido a esta creencia, Francisco de Randons, un ermitaño, decidió retirarse aquí junto con otros cinco compañeros y construyeron la ermita sobre esta cueva. Entramos en la Ermita y desde la pequeña ventana puede observarse la Sierra de Gredos.

Ermita de San Vicente

Cueva de los Santos Mártires   Ermita de San Vicente

Ermita de San Vicente

A la izquierda de la Ermita encontramos un punto geodésico. Como no estaba segura de qué era eso, en cuanto llegué a casa lo busqué. Un punto geodésico es un punto de referencia que indica una posición geográfica exacta y desde el que luego se conforma una red de triangulación con otros puntos para poder elaborar mapas topográficos a escala. Creo que mi suegro pretendía ser la triangulación… o  creerse Superman volando .

Sierra de San Vicente

Y seguimos caminando porque en el horizonte se ven… ¡Los restos de un castillo! ¿Y qué nos pasa con los castillos? ¡Qué nos encantan! Aunque estén en ruinas .

Castillo Sierra de San Vicente

Eso sí, nos tocará bordear alguna que otra piedra-pelota más .

Sierra de San Vicente

Y la existencia de un castillo en este cerro es de una lógica aplastante. Desde aquí arriba hay una vista privilegiada y puede vigilarse unas amplísimas extensiones de terreno. No por nada el “Ancha es Castilla” fué lo primero que dijimos al contemplar la panorámica que teníamos ante nosotros .

Han sido varias la civilizaciones que han construído fortificaciones, atalayas y puestos de vigía en el cerro de San Vicente. Los restos que hoy quedan parece que tienen su orígen en la época califal, siglos VIII-IX, ya que aquí los Omeyas establecieron la Marca Media, la frontera de Al-Andalus y el Reino de León Se cree, por tanto, que lo que hoy podemos ver del Castillo de San Vicente se erigió sobre los restos de una atalaya omeya en la Edad Media. Se construyó con piedra del mismo cerro y al parecer se asocia con la Orden del Temple.

El Castillo era una fortificación de vigilancia y de uso defensivo, por lo que no era excesivamente grande, lo que puede comprobarse al observar la distancia entre los restos de los torreones.  Al parecer ya en 1576 se decía que el Castillo estaba en ruinas :-| En uno de los restos de los torreones aún queda parte de la escalera de subida al puesto de vigilancia en lo alto de la torre y en otro de los restos se percibe una ventana de arco de medio punto.

Atalayas del Castillo-Sierra de San Vicente

Atalaya del Castillo-Sierra de San Vicente

Atalaya del Castillo-Sierra de San Vicente

Y por unos minutos nos sentimos conquistadores del cerro de San Vicente .

Panorámica Sierra de San Vicente


MÁS INFORMACIÓN

 

Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

No lo dudes y deja tu comentario...