T. DINÓPOLIS ’14. DÍA 3: Peñarroya de Tastavíns e Inhóspitak. Región Ambarina y Titania

Era nuestro último día recorriendo Territorio Dinópolis. Despertamos con los primeros rayos de sol vertiendo su luz con suavidad sobre las montañas. Aunque no puedo asegurar que la sincronización de nuestro despertar se debiese a una coincidencia solar o a que no pudimos dormir más incómodos Sea como fuere, siempre hay que mirar el lado positivo de las cosas, y esto nos sirvió para aprovechar el día al máximo

Tras adecentarnos un poco y preparar todos los bártulos, vimos que teníamos tiempo de sobra hasta que la sede de Dinópolis, Inhóspitak, abriese sus puertas, así que aprovechamos para conocer el pueblo de Peñarroya de Tastavíns.

Peñarroya de Tastavíns, o Pena Roja o Pena-Roja de Tastavíns o Peña Roja de Tastavíns, es un pueblo anclado entre montes; a sus espaldas encontramos una montaña de piedra de color rojizo, pero a sus lados yacen sierras de un color verde menta de lo más refrescante, al frente un sinuoso valle de cultivo entre ocres y dorados salpicado de árboles y el cuál mantiene como un telón de fondo esos otros montes de suaves esmeraldas. El conjunto de las casas se escalonan hacia la montaña de roca, como si se tratase de una flecha que apuntase hacia ella. La sensación desde abajo es que parece que el propio Peñarroya es la montaña por lo que queda claro que nos va a tocar subir cuestas y más cuestas en nuestro recorrido

Acabamos de adentrarnos en el pueblo y nos detenemos ante la Iglesia de Santa María La Mayor cuya primera piedra se colocó el 24 de septiembre de 1724; templo, por tanto, de estilo renacentista. Se encuentra encajonada en una pequeña plaza con forma irregular y con bastante desnivel, el que es más que perceptible al fijarse en la balaustrada de hierro forjado que desciende para proteger de las caídas y también visible al contemplar el tramo de escaleras anexas al muro del frontal de la Iglesia.

Iglesia Sta. María la Mayor, Peñarroya de Tastavíns

Seguimos adentrándonos en el pueblo a través de sus empinadas calles, algunas con lo que parecen ser infinitas escaleras que se sumergen por entre las casas como ríos de piedra. Los edificios, una mezcla de fachadas de cal blanca u ocres claros, roca mostaza y piedra negra envejecida por la humedad, de balcones de madera tallada y hierro forjado, terrazas corridas o medios círculos de las que penden, o no, cascadas de flores de colores o de intensos verdores. Cada casa es única y diferente, apreciándose sus particularidades en los pequeños detalles Sin embargo, todas tienen algo en común, sus puertas de entrada se hallan cobijadas bajo un dintel con forma de arco de medio punto, una singularidad de la arquitectura popular.

Calles de Peñarroya de Tastavíns

Peñarroya de Tastavíns

Calles de Peñarroya de Tastavíns

Peñarroya de Tastavíns

Seguimos subiendo y, en lo que parecer ser una casa cualquiera, nos encontramos el Ayuntamiento de Peñarroya, un edificio del siglo XVI. Su protagonismo robado, tal vez, por su emplazamiento, al lado de una estrecha fachada que hace de dividendo entre dos de las calles del pueblo y frente a una casa con cascadas de flores. Y, para los amantes de las arquitecturas que aprovechan el mínimo espacio, sabed que en Pañarroya tienen su propio “Flat Iron”

Peñarroya de Tastavíns

El "Flat Iron" de Peñarroya de Tastavíns

Continuando trepando por las calles empedradas, hacia el mirador que habíamos visto desde abajo del todo, llegamos hasta lo que parece un reformado torreón defensivo. Se trata de la Capilla de la Virgen del Carmen, construida en 1763, un portal-capilla y el único que queda de los siete accesos que tenía el pueblo de Peñarroya.

Peñarroya de Tastavíns

Seguimos avanzando, todo derecho, y damos finalmente con el mirador que estábamos buscando. Las vistas son preciosas; se puede observar el valle delante de los tejados inclinados de color dorado y los montes que rodean a Peñarroya acariciados por las nubes de primera hora de la mañana.

Peñarroya de Tastavíns

Continuamos por la terraza que cuelga de la sierra, la parte alta de Peñarroya utilizada en otros tiempo como el lugar donde se hallaban los corrales para guardar el ganado. Nos encontramos con un pequeño túnel y, al atravesarlo, nos damos cuenta de que se trata de la entrada al Parque Aragonés de la Vivienda Rural, que aún está en construcción. Un museo al aire libre en el que se recrea la evolución de los hogares desde la Prehistoria (al entrar fijáos a la izquierda porque hay una cueva que puede pasar desapercibida por la forma de la roca) hasta la Edad Media.

Parque Aragonés de la vivienda rural, Peñarroya de Tastavíns

Parque Aragonés de la vivienda rural, Peñarroya de Tastavínsñarroya de Tastavíns

Parque Aragonés de la vivienda rural, Peñarroya de Tastavíns

Parque Aragonés de la vivienda rural, Peñarroya de Tastavíns

Aunque parezca que finaliza, si se continúa el camino, además de encontrar unas bolitas negras en el suelo que dan una pista de que hay cabras montesas por la zona (con suerte uno puede encontrarse con alguna), se llegan a los escasos restos de la muralla del castillo de Peñarroya. Lo que puede contemplarse hoy es una cuasi derruida pared excavada en la roca con una raída puerta de madera, lo único que queda del antiguo núcleo urbano de la vieja Peñarroya. Eso sí, es un magnífico mirador para contemplar el otro lado de la montaña donde se aloja el pueblo.

Peñarroya de Tastavíns

Por otro lado, también se encuentra un pequeño monitorio que señala el Pont Xafat, el punto de encuentro. La leyenda cuenta que la peste negra asoló prácticamente el pueblo de Vallibona en el siglo XIV donde sólo quedaron siete hombres jóvenes con vida y quienes decidieron buscar pareja en los pueblos cercanos. Llegaron a Peñarroya y allí encontraron siete pupilas acogidas por una de las mujeres del pueblo; se concertaron los matrimonios y tuvieron descendencia, salvando de la extinción al pueblo de Vallibona. A los siete años, los siete matrimonios volvieron a Peñarroya para dar las gracias a la Virgen de la Fuente. Desde entonces, cada siete años se realiza una romería en recuerdo a este acontecimiento y en el Pont Xafat es donde se encuentran los habitantes de Peñarroya y Vallibona

Pont Xafat, Peñarroya de Tastavíns14

Comenzamos a descender, encontrando en nuestro camino un pequeño molino de agua entre la roca al que le encontramos sentido más tarde

Molino de agua, Peñarroya de Tastavíns

Callejeamos, saludando a las numerosas vecinas que pasean por el pueblo. Entre tanto, vamos escuchándolas hablar. Como lingüista no puedo evitar que el oído se me vaya y escuche con atención: parece catalán, pero no lo es. Parece valenciano, pero tampoco lo es. Miro a Héctor con gesto dudoso y casi me entra la risa porque él parece estar encontrando extraño también lo que hablan. Le murmuro en voz bajita <<Eso no es catalán ¿verdad?>> y él me contesta con el mismo tono confidente <<No. Y tampoco me parece valenciano>>. Parece que lo dejamos estar pero en realidad los dos estamos dándole vueltas al asunto mientras seguimos caminando por el pueblo.

Peñarroya de Tastavíns

De repente, nos encontramos a una vecina lavando ropa bajo un soportalado. Nos miramos gratamente sorprendidos por encontrar aún hoy en día algo tan auténtico pero que tiene los días contados. Se trata de La Lonja, construída en el siglo XVI, el lugar donde se alojaba el mercado hasta que en 1960 se acondicionó como los lavaderos del pueblo.

La Lonja, Peñarroya de Tastavíns

La Lonja, Peñarroya de Tastavíns

18

Entablamos conversación con la vecina y le decimos lo entrañable que nos parece encontrar aún lavaderos que se mantengan en funcionamiento y que aún recordamos a nuestras abuelas limpiando la ropa sobre la tabla y con el jabón hecho en casa. Nos dice que ella suele usar la lavadora pero que para las cosas muy sucias, como la ropa con grasa, suele bajar aquí Nos despedimos de ella y continuamos descendiendo por las calles. Nos encontramos con otras vecinas que vuelven a hablar en ése no-del-todo-catalán-no-parece-valenciano-no-sabemos-qué; a mi me hizo pensar que tal vez se trataba de aragonés aunque me parecía que estábamos demasiado al sur. Como seguíamos dándole vueltas al tema lingüístico terminamos por saludar a la vecina y preguntarle si en el pueblo hablan valenciano porque no nos parecía catalán. Ella sonríe con amabilidad y una pizca de agradable sorpresa, con un deje de ilusión porque le hagamos esa pregunta, y nos dice que ellos lo llaman chapurreau y que es una mezcla de catalán, valenciano y castellano, lo que tiene todo el sentido del mundo ya que se trata de un lugar de confluencia de las tres lenguas

Con la duda resulta seguimos bajando Peñarroya y, directamente, vamos a la sede de Territorio Dinópolis, Inhóspitak. Aquí vamos a contemplar los huesos originales del Tastavinsaurus Sanzi (denominado así por el río Tastavins y del paleontólogo José Luis Sanz) así como una réplica del esqueleto a tamaño real ¡17 metros de largo! Este dinosaurio, que vivió hace 125 millones de años, fué encontrado en Peñarroya por dos hermanos aficionados a buscar fósiles en la sierra en 1995; hallaron dos fémures y algunas vértebras y se pusieron rápidamente en contacto con el Gobierno de Aragón. Hay que destacar dos cosas sobre el Tastavinsaurus (a) es el mejor conservado de Europa (b) ¡es único! Sólo se han encontrado restos de este dinosaurio en Peñarroya y en El Castellar, ambos en Teruel. Además de los huesos originales y el esqueleto completo, aquí también puede verse una réplica del yacimiento tal y como fueron encontrados los huesos.

Inhospitak, Peñarroya de Tastavíns

Inhospitak, Peñarroya de Tastavíns

Alguien a lo mejor se extrañan de la postura erguida de este dinosaurio porque se sabe que esta tipo no podía levantarse y equilibrarse en dos patas pues se romperían la columna debido al peso. Bueno, que aparezca de pie simplemente se debe a exigencias de logística Más datos sobre el ejemplar que estamos contemplando, se trata de una hembra y, además, es una abuelita. ¿Por qué lo saben? Por el desgaste de las “caderas”. Han estimado que cuando murió tenía 40 y muchos años.

Inhospitak, Peñarroya de Tastavíns

Inhospitak, Peñarroya de Tastavíns

Además, para los más peques, fuera del edificio que alberga a la Tastavinsaurus Sanzi se encuentra un área de juegos para que los niños busquen fósiles Nosotros no somos niños pero rebuscamos y encontramos ¡dientes de tiburón! Y nos los trajimos a casa

Inhospitak, Peñarroya de Tastavíns

Finalizamos la visita y pusimos rumbo a la siguiente sede de Territorio Dinópolis, Región Ambarina en Rubielos de Mora. Como es un buen trecho (2 horas y 30 minutos al menos) nos aconsejaron ir por Morella: A-1414 y en Monroyo coger la N-232, pasando Morella la CV-12, desvío a la CV-15 y seguir por la A-1701 hasta Rubielos de Mora (no confundir con Mora de Rubielos :-P). Aunque se da un poco de rodeo al parecer el camino es mejor, aunque eso no quitó que tuviésemos que subir una zona de montaña y que hubiese tramos bastante lentos (Héctor se desesperó con la carretera en más de una ocasión). Pero, viendo el lado positivo de las cosas, esto nos permitió volver a pasar por Morella y contemplar su increíble puerta y muralla (os hablaré de Morella en otro diario) y observar los preciosos paisajes de montaña aragoneses y valencianos.

Morella, Comunidad Valenciana

Paisajes de Aragón

Paisajes de Aragón

En el sinuoso camino de montaña, por el que no dejábamos de subir, regresamos a Aragón y nos resultó curioso que al irnos acercando a la cima de la montaña descubrimosvimos que había muchísimos árboles tronchados a los pies de la carretera.

Paisajes de Aragón

Paisajes de Aragón

Resulta que el día anterior había habido una tormenta fortísima que había hecho que muchos árboles partieran e, incluso, había dejado incomunicados a los pueblos de la zona, sin televisión, sin teléfono y con cortes de luz. Esto nos lo explicó quién nos atendió en el Hostal-Restaurante Los Tres Hermanos en Linares de Mora donde nos detuvimos a comer un riquísimo menú del día. Linares de Mora es un encantador pueblo montañés de Aragón que se haya refugiado entre los vértices de las verdes montañas. Nos dió pena no tener tiempo suficiente para detenernos a recorrer sus calles y visitar los restos de su castillo

Linares de Mora, Aragón

Linares de Mora, Aragón

Hostal-Los Tres Hermanos, Linares de Mora, Aragón

Llegamos a la sede Región Ambarina y nos toca esperar un poco porque hemos aparecido por allí demasiado pronto En esta sede vamos a caminar sobre los restos de un lago fosilizado así como observar la vegetación que lo circundaba a través de fósiles recuperados. También nos ensañarán cómo se clasifican las especies y, después, nos adentrarnos en un bosque de ámbar, donde veremos insectos conservados en la resina fosilizada de los árboles de hace más de 100 millones de años. Nos explicarán la importancia que tienen estos restos para saber más de cómo vivían los dinosaurios y su entorno.

Región Ambarina, T. Dinópolis. Rubielos de Mora, Aragón

Región Ambarina, T. Dinópolis. Rubielos de Mora, Aragón01

Región Ambarina, T. Dinópolis. Rubielos de Mora, Aragón

Región Ambarina, T. Dinópolis. Rubielos de Mora, Aragón

Región Ambarina, T. Dinópolis. Rubielos de Mora, Aragón

Además, podemos ver una réplica de Morophus, un mamífero parecido a un caballo que vivió hace 20 millones de años. En la parte exterior hay una terraza con algunos columpios muy simpáticos y es un bonito mirador para contemplar la sierra.

Región Ambarina, T. Dinópolis. Rubielos de Mora, Aragón

Continuamos nuestro recorrido por Territorio Dinópolis y ponemos rumbo a la última de las sedes que visitaríamos, Titania en Riodeva. Los paisajes que vemos por aquí son de una belleza impresionante porque la tierra se tiñe de una gama de colores asombrosa y que resaltan con el cielo encapotado a veces gris perla a veces azul ultramar. Las montañas se alzan en rojos, naranjas, amarillos e incluso blancos que van dibujando formas en la tierra arcillosa con relieves que van desde una garra que parece alzarse hacia el cielo hasta las que parecen acantilados cortados con una sierra.

Paisajes de camino a Riodeva, Aragón02

Paisajes de camino a Riodeva, Aragón3

Paisajes de camino a Riodeva, Aragón

Paisajes de camino a Riodeva, Aragón

Pero llegar a Titania se convierte en una aventura. Viniendo por la carretera desde Rubielos de Mora cayó una tromba de agua de una fuerza tan brutal que parecía que llovían rocas del cielo. Tuvimos que ir MUY despacio porque los charcos abismales en la carretera conseguían que Gracioso perdiese agarre, además de la cantidad de agua que levantaban los otros vehículos que hacían casi imposible ver lo que teníamos delante (en una nacional teníamos que ir todos a 40 km hora como mucho). Es más, había sido tantísima agua la que había caído que el río Turia, que va parejo a la carretera que nos lleva a Riodeva, se desbordó volcando su agua con fuerza sobre la carretera en un tramo de al menos 10 metros Muchos coches, llegados a ese punto de la carretera, se detenían en los arcenes porque el río no sólo barbotaba agua sino que arrastraba tierra arcillosa y ramas de árboles. Estuvimos a punto de darnos la vuelta y regresar a Madrid pero Héctor, tras ver a un par de coches pasando, se lió la manta a la cabeza y vadeamos el río con Gracioso. Pero una y no más, porque estando a medio camino justo sobre la caída del puente, que es donde llevaba más fuerza el agua, Gracioso se nos fué un poco hacia la izquierda y, por un momento, creímos que el agua nos arrastraría río abajo

Rio Turia desbordado-Aragon

Rio Turia desbordado-Aragon

Tras esta aventura, proseguimos camino a Titania Esta sede está dedicada al gigantismo y se hace un recorrido por los animales más grandes conocidos hasta nuestros días.

Titania, T. Dinópolis, Riodeva, Aragón

Titania, T. Dinópolis, Riodeva, Aragón

También nos explican las características de la tierra de la región, así como guiarnos sobre por qué podemos ver esas marcas en la tierra con forma de lineas bastante bien delimitadas y qué nos dice eso de nuestro planeta

Titania, T. Dinópolis, Riodeva, Aragón

Y, por supuesto, la gran estrella es contemplar la réplica de la parte delantera del Turiasaurus Riodevensis (por el río Turia y Riodeva :-P), el dinosaurio más grande de Europa con 38 metros de largo y un peso de 40-48 toneladas. Vivió hace 145 millones de años y fué encontrado en Riodeva en 2003. De cerca podremos contemplar las reproducciones de algunos huesos de las patas para poder apreciar mejor su enormidad, así como acercarnos a la reproducción (yo mido 1.68) además de poder contemplar un modelo de la cabeza del Turiasaurus Riodevensis

Titania, T. Dinópolis, Riodeva, Aragón

Titania, T. Dinópolis, Riodeva, Aragón

Titania, T. Dinópolis, Riodeva, Aragón

Titania, T. Dinópolis, Riodeva, Aragón

Y, con esa visita, finaliza nuestro recorrido por Territorio Dinópolis, encantados y asombrados por la maravilla de museo dedicado a los dinosaurios que tenemos en España, por la cantidad de yacimientos que tenemos (¡y que debemos apoyar para que puedan continuar las investigaciones y excavaciones!), por el gran trabajo del equipo de paleontólogos de Dinópolis y por la simpatía, amabilidad y la atención que nos prestaron todos los miembros del parque y de las sedes Hemos aprendido mucho Nos ha maravillado la preciosidad de los paisajes turolenses con esa tierra de colores vibrantes y ricos y, por supuesto, el encanto de sus pueblos y la ternura de sus gentes.

¡Ya estamos deseando volver a Teruel! ¡Y conocer más rincones de Aragón!


♦ TERRITORIO DINÓPOLIS ’14


Te puede interesar...

Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. Ay, me han entrado unas ganas enormes de visitar Aragon. Eres especialista en crear ansias. Ah! Y lo del rio desbordado da mucho miedito!

    • ¡Aragón es genial, Prado!
      Jo, que me digas que soy especialista en crear ansias es todo un halago (por estar hablando de viajes, vlaro :-P)

      Lo del río… aún estamos dándole vueltas cómo fuímos capaces de hacerlo. Es que no era sólo la fuerza que traía el agua ¡Era todo el lodo y las ramas que arrastraba consigo!

      ¡Muchas gracias por comentar y por seguir el blog!
      ¡Abrazooote!

No lo dudes y deja tu comentario...