Excursión: Dólmen de Azután y Ciudad de Vascos


Hoy os proponemos una nueva ruta por la provincia de Toledo. En esta ocasión se trata de una visita megalítica al Dólmen de Azután para después continuar hacia al yacimiento del conjunto islámico de la Ciudad de Vascos, del siglo X. Ambas visitas son gratuitas (por ahora) y de un gran valor histórico y patrimonial.

En esta ocasión nosotros realizamos esta visita con un grupo formado por la Asociación Turística La Barbacana de Talavera de la Reina, lo que vino especialmente bien en la Ciudad de Vascos pues gracias a Rubén, nuestro guía, nos pudimos percatar de ciertas cosas que yendo nosotros solos habríamos pasado por alto

Partimos desde el pueblo El Puente del Arzobispo, un pueblo de ceramistas, en el que además encontraremos una pequeña muestra de cerámica en sus calles que conmemora los oficios artesanales del lugar, así como el puente que le da nombre, de estilo gótico y erigido en el siglo XVI por mandato del Arzobispo de Toledo.

Puente del Arzobispo

El Puente del Arzobispo

Su construcción se produjo por la necesidad de cruzar el río Tajo durante los peregrinajes a Guadalupe y Lisboa. Originalmente tenía ocho arcos pero se amplió a once en el siglo XVIII debido a las crecidas de agua del río. Así que en El Puente del Arzobispo, primero fué el puente y después se construyó el pueblo

Dólmen de Azután

Horario-32 24 h  365 días Ahorrar-32 Gratis  Mascota-32 SÍ  Movilidad-32 NO 

Saliendo de El Puente del Arzobispo, cogeremos la carretera CM-4100 con dirección a Aldeanueva de San Bartolomé. Apenas 3 kilómetros una vez saliendo de Puente del Arzobispo encontraremos a nuestra derecha un pequeño camino de tierra, nos adentraremos en él y allí aparcaremos el coche para poder cruzar el prado y acercarnos al Dólmen de Azután, catalogado como Bien de Interés Cultural en 2007 pero dejado de la mano de Dios.

De camino al Dólmen de Azután

Es por este abandono que el monumento megalítico no está señalizado así que os recomendamos que llevéis las coordenadas GPS que os dejamos a continuación para poder localizar el lugar en el que está, si decidís hacerlo por vuestra cuenta. Y, por favor, cuidad el dólmen cuando estéis allí

Gps-64

Coordenadas GPS:
N 39º46’50.30”     O 5º08’54.34”

Los que seguís el blog o los que, por un casual, habéis leído otras de las entradas referidas al megalitísmo, sabéis que padezco de una particular fascinación y admiración por estas construcciones, que no puedo evitar sentir una conexión muy terrenal y prácticamente mística al estar cerca de ellas porque me emociona enormemente encontrarme ante algo que otro ser humano tocó y erigió con sus manos hace miles de años. Cerrar los ojos, tocar la piedra y sentir que te murmuran la historia del mundo.

Dólmen de Azután

Nos encontramos ante un dólmen con más de 6.000 años y de una importancia considerable debido a sus características. Es de gran tamaño, tanto en su extensión como en su altura, pues los ortostatos más altos (las piedras verticales) rebasan los 2 metros con facilidad y su diámetro sobrepasa los 12 metros.

Dólmen de Azután

Es un dólmen de tipo cámara con corredor de entrada (corredor que puede apreciarse perfectamente) en el que además podemos observar en su exterior restos de una de las las cámaras anexas en su lateral izquierdo (mirándolo desde la entrada). Y digo una porque los estudios llevados a cabo en este monumento megalítico indican que poseía otra cámara lateral a la derecha.

Dólmen de Azután    Dólmen de Azután

En su interior, además de bastantes restos óseos humanos (recordad que eran complejos fúnebres compartidos) también se halló cerámica, herramientas de hueso y piedra tallada y pulimentada e incluso cuentas de collares.

Además de las cámaras anexas, otra curiosidad que nos ofrece este dólmen es la posibilidad de observar otras dos lineas de círculos de piedra alrededor de la cámara principal (y hasta tres por la parte de atrás). Y no es que nos encontremos ante un nuevo tipo de dólmen-laberinto, sino que estos círculos de piedra nos indican que para este complejo se creó un túmulo, una colina artificial, que hoy tiene un diámetro de más de 18 metros. Es más, si os fijáis bien en el terreno os daréis cuenta de que en bastante extensión la única elevación es donde se encuentra este dólmen.

Los túmulos tenían dos funciones. La primera, y la más importante para sus constructores o jefes de tribu, era que indicaba la posición jerárquica en la tribu de quién primeramente era enterrado pues, cuanto más alta la colina artificial mayor importancia. Y la segunda función es arquitectónica: era la forma en que se colocaban las losas de cubierta algo que, seguramente, muchos de vosotros os habréis preguntado alguna vez.

Dólmen de Azután

Los círculos de piedra exteriores se iban rellenando con tierra a la vez que la cámara principal (aunque ésta última sólo hasta el límite de altura de las losas verticales); haciéndolo a ambos lados se evita que los ortostatos se derrumben. Al estar todo relleno lo que tenemos es una pequeña montaña con su parte superior completamente plana y una rampa exterior que no se hundirá porque está armada con piedra (como se hace hoy en día con el hormigón). Una rampa por la que, además, pueden arrastrarse las losas de cubierta hasta dejarlas en la planicie del montículo y reposando sobre las piedras verticales. Una vez colocada la cubierta normalmente se cubre con tierra y, a continuación, se extrae la de la cámara principal. Ya tenemos un dólmen

Dolmen de Azután

Y seguro que alguien también se estará preguntando el por qué del emplazamiento de éste dólmen ya que, en efecto, su situación no es aleatoria (y ojo que no me estoy refiriendo a su orientación ). Si os fijáis se encuentra al lado de una carretera y ésa carretera habría sido un camino natural de paso de ganado. Qué mejor lugar que emplazar un asentamiento junto a un lugar que te proporcionaría alimento con relativo poco esfuerzo ¿verdad?. Porque, algo que tenéis que tener en cuenta, los dólmenes se construían normalmente junto al asentamiento del poblado de las tribus.

Además, si os fijáis bien en las piedras podréis observar algunos tallados con inscripciones antiguas. Pero tenéis que buscarlas a conciencia porque es fácil confundirlas con el desgaste de la piedra

Inscripciones en el Dólmen de Azután

Ciudad de Vascos

Horario-32 Del 16 de may al 31 de ene.
Sólo sábados por la mañana
Ahorrar-32 Gratis  Mascota-32 SÍ  Movilidad-32 NO 

A continuación, nos dirigimos a Ciudad de Vascos, un yacimiento de origen musulmán del siglo X y de una dimensión impresionante de la que tan sólo podremos apreciar unas 6.000 hectáreas de las 80.000 que aún quedan enterradas.

Alcazaba de Ciudad de Vascos

A esta medina árabe la envuelve un halo de misterio que se magnifica debido a la grandiosidad de su extensión y que nos susurra su importancia en el pasado. He aquí que no se tiene certeza de referencias escritas de su existencia, se desconoce quién la mandó construir y tampoco se sabe cuál era su función. Hay teorías respecto a su posible situación estratégica político-defensiva de la linea del Tajo y también su posición como un enclave de fuerte riqueza económica debido a su cercanía a las minas de Jereña, de donde se extraía hierro e incluso oro, pudiendo ser la ciudad su centro de elaboración y después ser transportado a Córdoba. Pero sea como fuere todo son teorías al igual que aquellas que buscan explicar por qué fué abandonada.

Seguro que, a estas alturas, os estaréis preguntando de dónde le viene este nombre. Si alguno ha pensado en que guarda relación con el País Vasco y posibles asentamientos se ha equivocado. El nombre de Vascos le viene dado desde el árabe Basak, la forma en que se denominaba al distrito de Talavera de la Reina al que pertenecía esta ciudad. Evolucionó desde el árabe, al castellano antiguo y de ahí al moderno como Basak > Basok > Basco > Vasco

¿Cómo llegar a Ciudad de Vascos?

Para poder llegar al yacimiento es necesario penetrar por un camino de tierra de la finca Fuentelapio y proseguir hasta adentrarse en la finca Las Cucañas, que es donde se encuentra. Los caminos son muy malos, estrechos, con muchos baches, sinuosos y a tramos con bastante pendiente, así que no recomendamos que vayáis con un vehículo con bajos deportivos. Puede ser una opción para hacerlo caminando ya que el entorno es delicioso: arboleda densa y turgente que crece entre piedras rugosas y zonas de pasto, ovejas y cabras con sus crías que se asoman curiosas a observarte y rapaces sobrevolando el cielo. Sin embargo, tened en cuenta que son bastantes kilómetros. Como tampoco hay señalización ninguna hasta que llegas a la finca donde se halla el yacimiento os dejamos, de nuevo, las coordenadas GPS.

Gps-64

Coordenadas GPS:
N 39º45’23.16”    O 5º05’14.74”

Una vez recorridos estos caminos de aventura llegaremos a una explanada frente a un fragmento de muralla de piedra color mostaza, y allí podremos dejar los coches para realizar la visita a pie. Tened en cuenta que este yacimiento se encuentra en una propiedad privada por lo que su visita está restringida a los sábados por la mañana desde el 16 de mayo al 31 de enero, estando el resto del año cerrado su acceso.

Nos adentramos por un camino creado sobre una parte derruida de la muralla, justo al lado de la puerta sur del complejo, y observaremos los primeros restos de lo que serían las viviendas de la milicia que defendía esta entrada a la ciudad. Esta zona está siendo excavada y estudiada actualmente, así que tened especial precaución cuando merodeéis por aquí no vayáis a tropezar con las delimitaciones

Puerta de entrada a Ciudad de Vascos

Yacimientos en Ciudad de Vascos

Regresando sobre nuestros pasos, al inicio de este pequeño barrio, encontraremos más senderos naturales que atraviesan el campo y que nos llevan en cuasi paralelo a la muralla. Continuando por estos caminos llegará un momento en que la muralla se tuerce y se va desdibujando en el entorno, como una linea que se proyecta hacia el horizonte, perfilándose en la ladera de un cortado. Y allí, a lo lejos, camuflada entre las grandes piedras que salpican el monte, podréis contemplar la silueta de la enorme Alcazaba: el palacio del gobernador de la ciudad.

Ciudad de Vascos

Pero antes de dirigirnos a la Alcazaba que todo lo vigila, tenemos otro lugar que visitar primeramente y que, si no vas con alguien que ya haya inspeccionado la zona (o alguien que te lo cuente, como estamos haciendo nosotros ), probablemente pase desapercibido. Se trata de los baños públicos árabes de la ciudad, el Hammam.

Para ello hay que dirigirse hacia la puerta oeste de la ciudad y salir del recinto amurallado.

Puerta de acceso a Ciudad de Vascos

Cuando se traspasa el dintel nos encontramos en el tajado de la montaña, todo verdores entre grandes pelotas de piedra, percibimos la humedad en el ambiente y podemos escuchar el suave murmullo de un riachuelo aunque no somos capaces de verlo. Justo a nuestra izquierda veremos unas hileras de piedras en el suelo, dispuestas en lo que parecen unas escalinatas, y observaremos algunas piedras de pizarra suave y porosa que allanan lo que parece un camino. He aquí, los baños árabes.

La sala más definida y grande que podemos observar, la de los asientos de piedra, se trata de la sala tibia, la zona de relajación y también de socialización donde se bebía y se conversaba.

Baños árabes de Ciudad de Vascos

Tras esta sala recorremos una pequeña escalera que nos conduce hasta el hornillo que caldearía con intensidad la sala caliente además de enviar vapor y calor hacia la sala tibia (echad un ojo en el hornillo y veréis algunas ranuras que servían como ventilación para el calor).

Baños árabes de Ciudad de Vascos

Finalmente, el ritual del baño acabaría con un baño frío en el propio arroyo, aprovechando el agua que baja de las montañas.

Tras recrear el ritual de un baño árabe en un entorno privilegiado de tranquilidad y rodeados de naturaleza, ponemos rumbo a la parte alta de la ciudad, la Alcazaba. Nos tocará subir una pendiente monte a través, después atravesaremos la primera muralla defensiva del propio palacio y subiremos los restos de los escalones que nos conducen a la entrada principal.

Acceso a la Alcazaba de Ciudad de Vascos

Acceso a la Ciudad de Vascos

Sin embargo, antes de adentrarnos en él y a la vera de los torreones, encontramos a nuestra derecha los restos de una mezquita. Aun pueden observarse las distintas salas que la componen como la sala de abluciones, además de los restos de las columnas que formaban los característicos arcos de herradura propios de la arquitectura árabe en la sala de oración.

Mezquita de Ciudad de Vascos

Si echáis un vistazo al lugar donde estaría la pequeña puerta de acceso a la sala de oración observaréis en la piedra del suelo la marca de apoyo de la puerta de entrada.

Ciudad de Vascos, rozadoras de puerta de la mezquita.

Desde el recinto de la mezquita puede verse uno de los barrios que conformaban Ciudad de Vascos, el barrio de las familias más pudientes puesto que se enclava a los bordes del palacio, pero si subís la escalinata hacia la puerta de entrada a la Alcazaba podréis contemplarlo muchísimo mejor y ser conscientes de su enormidad.

Mezquita y barrio de Ciudad de Vascos

Una vez atravesada la puerta de entrada a la Alcazaba se contempla una explanada repleta de grandes rocas graníticas y se desdibuja la silueta del recinto recortada contra ellas con un telón de fondo muy particular, el cortado del río que serpentea entre rocas y que, por un momento, recuerda a las Arribes del Duero.

Entrada a la Alcazaba de Ciudad de Vascos

Alcazaba de Ciudad de Vascos

Pasear por esta zona nos deja entrever los restos de antiguas estancias, juegos tallados en la piedra e, incluso, si os fijáis bien, pequeños huecos rectangulares en el suelo que servían como cajones y escondrijos.

Alcazaba de Ciudad de Vascos

Después de merodear por la Alcazaba regresamos sobre nuestros pasos y nos dirigimos al barrio que hemos visto desde arriba, y se encuentra tan bien conservado que podemos adentrarnos y salir de las casas, recreando las estancias y los jardines de cada una y pasear por las calles que formaban. Una curiosidad, las casas no podían tener sus puertas de entrada enfrentadas, así que si os fijáis bien comprobaréis que los accesos se encuentran en diferentes partes de los muros.

Alcazaba de Ciudad de Vascos

Pero Ciudad de Vascos no termina aquí porque podemos seguir encontrando restos de la ciudad si andamos dirección este; entre los caminos naturales de tierra y los arbustos, contemplamos recintos menos definidos que en el barrio de la Alcazaba pero que nos muestran, una vez más, la enormidad de la ciudad.

Barrio de Ciudad de Vascos

Y ya, desde aquí, siguiendo los senderos de tierra, ponemos rumbo al fragmento de muralla derruido por el que accedimos al principio para finalizar nuestra visita.

Pero, esperad, aún queda una última cosa por ver Justo frente a la pequeña explanada donde hemos dejado el coche, a la vera del camino por el que hemos llegado con nuestros vehículos, pueden verse a los pies de algunos árboles algunas piedras colocadas como pequeños menhires: se tratan de antiguas tumbas porque toda esta zona repleta de verde fué en su época el cementerio de Ciudad de Vascos.

Cementerio de Ciudad de Vascos

¿Conocíais estos lugares? ¿Os han sorprendido? Si vais nos encantaría que nos contarais vuestra experiencia


MÁS INFORMACIÓN


Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

7 Comments

  1. Me ha encantado, es muy interesante, otra entrada que hace honor al nombre del blog mañana volveré a verla desde el ordenador para disfrutar de las fotos en condiciones XD

  2. Que increíble lugar!! Muy interesante!

  3. Que buena entrada, Eva.
    Nunca reparo en que en España también tenemos estas cosas y mira, has hecho que se me despierte la curiosidad!
    Me encanta como lo sientes y lo describes

    ¡A seguir ruteando!

    • ¡Muchas gracias, Iciar!

      Pues muy mal ¿eh? Tienes que moverte más por España que hay lugares increíbles y mucho más cerca de lo que pensamos. Recuerda que “No importa lo lejos que vayas”

      Jo, pues viniendo de ti esas palabras es un halago inmenso ¡Millones de graciaaas!

      ¡Abrazote grande!

  4. Me ha parecido muy interesante y muy bien todo lo que habéis contando. Pero se os ha olvidado algo muy importante, esta maravilla se encuentra en el termino municipal de Navalmoralejo..
    No hacéis ninguna referencia a ello

No lo dudes y deja tu comentario...