Tierras de Soria’11. Día 1 (Parte 4/4): Castillo de Gormaz y Almazán

Gormaz

Gormaz es un pequeño pueblo, que casi podría denominarse aldea, de apenas 25 habitantes, enclavado a los pies del cerro del mismo nombre, el más alto en una amplia llanura salpicada con algunos suaves y curvilíneos montes que dan forma al paisaje.

Pueblo de Gormaz, Soria, España.

En este cerro se han encontrado restos con origen en la Edad de Bornce, además de restos de un castro celta en la ladera sur y vestigios romanos y visigodos. Pero lo más importante y llamativo es su Castillo, una fortaleza de origen musulmán del siglo IX.

Fortaleza musulmana de Gormaz

La fortaleza de Gormaz (o castillo de Gormaz) se perfila sinuosa sobre toda la largura de la cima del cerro en el que se erige y, desde la carretera, se aprecian las formas de sus murallas recortadas contra el cielo.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Se trata de una fortaleza musulmana construida durante el Califato de Córdoba y comenzada en el siglo IX, siendo la fortaleza más grande de Europa en su época con 1.200 metros de perímetro amurallado, 446 metros de largo y 28 torres, con orientación este-oeste como todas las construcciones musulmanas. Está catalogada como Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España desde 1931.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.04

La historia de los primeros años de esta fortaleza está llena de conquistas y reconquistas, dada su posición en plena Línea defensiva del Duero, la frontera establecida entre los reinos cristianos del norte de la península y Al-Andalus durante la llamada Reconquista.

La fortaleza, conocida también como Castillo de Gormaz, fué conquistada por los cristianos en el 912 pero recuperada por los musulmanes a partir del 961 y sufriendo una importante ampliación y mejora para su defensa. En un primer intento por su reconquista, en el 975, la fortaleza fué asediada por el Rey Sancho de Pamplona y el Rey Ramiro II de León pero a su vez ellos fueron atacados por los ejércitos del califato que vinieron en rescate de Gormaz y, por tanto, fueron derrotados. Vuelven a intentarlo en el 978 y esta vez consiguen hacerse con el castillo pero sólo hasta el 983 cuando Almanzor lo recupera para los musulmanes. Es en el año 1060 cuando el Rey Fernando I de León lo reconquista definitivamente para los cristianos. Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido como el Cid Campeador, fué proclamado señor de Gormaz en 1087 y es entonces cuando se fundó el pueblo que hoy yace a los pies de su fortaleza. Antes de caer en completo desuso, y como otros muchos castillos, fué utilizado como prisión.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Visitarlo al atardecer es una maravilla (y además, la entrada es gratuita) porque cuando el sol se pone por el oeste y sus rayos se vierten sobre los restos, las murallas se tiñen de rojo carmesí y cobre bruñido y parecen resplandecer con luz propia.

0Fortaleza de Gormaz, Soria. España.6

Hay dos partes muy diferenciadas en este castillo. Por un lado el Alcázar, situado a nuestra derecha según entramos. En él encontraremos siete densos torreones que lo protegen, una amplísima sala de armas por la que podremos merodear entre los restos de los muros de los habitáculos de los ejércitos que albergaba, encontraremos pequeñas cuevas que se sumergen en la tierra y, lo imprescindible, la Torre del Homenaje a la que no hay acceso a su interior pero sí a las almenas que la rodean.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

17Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Regresando sobre nuestros pasos tendremos ante nosotros el recinto amurallado, la zona más extensa. No dejéis de apreciar la puerta original de entrada a la fortaleza musulmana con el arco de herradura aún claramente visible y desdibujado en la piedra y, si os acercáis a ella, podréis ver las quicialeras, los enclaves de sujeción de la puerta de hierro y madera que cerraba el acceso.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Seguimos caminando y contemplamos la silueta de la muralla y las ruinas de los torreones que la defendían recortadas contra el cielo y alzándose sobre el monte.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Yendo hacia el fin de la muralla podremos encontrar en el suelo los restos de una alberca y si continuamos hacia delante tendremos una espectacular vista de los campos sorianos en todo su esplendor, desde el punto más alto en kilómetros a la redonda. Unos campos que al atardecer se sumergen en una neblina rubí que poco a poco se desvanece hasta cubrirlos de unos tintes azulados que pronto dan paso a la oscuridad.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.09

Campos sorianos desde la Fortaleza de Gormaz. España.

Campos sorianos desde la fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Nos quedamos allí, subidos a las almenas, a la espera de que el sol se hundiese en el horizonte y su luz dejase de bañarnos con ese tímido calor de invierno. Cuando lo hizo, se levantó una brisa suave pero heladora y decidimos que era momento de marcharnos. Y mientras lo hacíamos, el cielo se tiñó con la negrura violácea de la noche al tiempo que la luna y las estrellas comenzaron a brillar en la penumbra.

Fortaleza de Gormaz, Soria. España.

Almazán

Como aún teníamos tiempo, a pesar de que ya había oscurecido, cogimos el mapa que nos habían entregado en la Oficina de Turismo del Burgo de Osma y observamos los lugares cercanos que podríamos visitar, aunque fuera rápidamente. Almazán parecía una buena opción puesto que no estaba lejos. Y no, tampoco lo está excesivamente, salvo que tengas el TomTorrón que nosotros teníamos que siempre nos perdía y nos llevaba por los peores caminos

Llegamos cerca de las 20:00 por lo que todo lo que pudiera visitarse estaba de sobra cerrado. Pero pudimos observar el agradable ambiente nocturno dejándonos guiar por las perlas de luz que forman caminos en el casco histórico de Almazán

Palacio de los Hurtado de Mendoza, Almazán, Soria. España.

La Plaza Mayor e Iglesia de San Miguel

Es en la Plaza Mayor desde donde parten estos caminos de luz que te invitan a caminar sobre ellos y dejarte llevar a los destinos que marcan. La Plaza Mayor de Almazán está conformada de forma irregular y sus monumentos principales brillan en un suave dorado que destaca al estar recortados contra la negrura de la noche.

Desde donde nosotros nos adentramos a la plaza el primer edificio que captó nuestra atención fué el Palacio de los Hurtado de Mendoza, declarado Bien de Interés Cultural en 1991 y de estilo renacentista con fachada clasicista, sin lisonjas y de lineas rectas. Se erigió en el siglo XV y sufrió diversas reformas a lo largo del XVI. En él se hospedaron los Reyes Católicos en 1496 y frente a él se halla la escultura a Diego Laínez, jesuita nacido en Almazán que resultó ser Padre Conciliador en el Concilio de Trento.

Palacio de los Hurtado de Mendoza, Almazán, Soria. España.

Su parte más antigua se encuentra en sus traseras, a orillas del Duero, con una galería de arcos de medio punto y con techumbre de artesonado mudéjar. Un corredor que parece mantenerse en equilibrio sobre el borde de un precipicio.

Palacio de los Hurtado de Mendoza, Almazán, Soria. España.

Lo siguiente que llamó nuestra atención fué la Iglesia de San Miguel una obra de arte del románico soriano y declarada Bien de Interés Cultural en 1931. Aunque ha sufrido diversas alteraciones a lo largo de los años sus características románicas datan del siglo XI. Lo más interesante de esta iglesia es por un lado su estructura pues su ábside (la parte donde se encuentra el altar con forma semicircular que se aprecia desde fuera) está inclinado y, por otra parte, la torre del campanario, técnicamente llamado el cimborrio, construido de dos veces y con claros rasgos mudéjares.

Iglesia de San Miguel, Almazán, Soria. España.

Recinto Amurallado de Almazán

Y continuando por los caminos de luces nos dirigimos hacia el primer vestigio del recinto amurallado que data del siglo XII y que constaba de siete accesos de los que hoy sólo quedan tres. Se trata de la Puerta de la villa también conocida como la Torre del Reloj: una torre robusta y cuadrada flanqueada por dos torreones cilíndricos. Este acceso a la villa se aprovechó para construir en 1886 el reloj del antiguo ayuntamiento de Almazán.

Puerta de la Villa, Torre del Reloj, Almazán, Soria. España.     Puerta de la Villa, Torre del Reloj, Almazán, Soria. España.

Es curioso que el estilo de las otras dos puertas que quedan, la Puerta del Mercado y la Puerta de Herreros, parecen haber sido mezclados en la Puerta de la Villa porque, mientras que la Puerta del Mercado se define con moles cuadradas, la Puerta de Herreros se perfila con torreones cilíndricos.

Puerta de Herreros, Almazán, Soria. España.

Por último, cerca de la Puerta de Herreros, nos asomamos a la fachada de la Iglesia gótica de Santa María de Calatañazor del siglo XVI. De la que llamó mi atención el modo destartalado en que se desdibuja el rosetón sobre la piedra.

Santa María de Calatañazor, Almazán, Soria. España.

Regresamos hacia la Plaza Mayor, pues ya debíamos volver hacia Valdemaluque, y nos detuvimos a comprar unas deliciosas pastas típicas en la única pastelería que seguía abierta, justo al lado de la Puerta del Reloj.

Cuando llegamos a la Casa Rural Adobe, Steve y Enca parecían estar esperándonos en el salón a la vera de la chimenea, así que no dudamos en sentarnos con ellos y disfrutar al calor del fuego mientras charlábamos de nuestra experiencia del día, de sus recomendaciones sobre la zona y la historia de estas tierras e, incluso, hablando de nuestras vidas como si nos conociésemos de siempre.


 ♦ Tierras de Soria ’11.


Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

Un Comentario

  1. Qué pena que no pudieras visitar la Iglesia de San Miguel por dentro porque su verdadera joya es la cúpula de arcos cruzados de origen árabe. Absolutamente preciosa. Así que tendrás que repetir para ver la ermita de Jesús Nazareno, junto al lado de la Plaza Mayor, de planta octogonal. La mejor fecha el primero domingo de septiembre cuando se celebran la fiestas de la Bajada de Jesús Nazareno y a su paso por la plaza se disparan 300 kg de pólvora en pocos minutos.
    O también puedes volver el San Pascual Bailón (mayo) y disfrutar de bailes y tradiciones centenarias, ahora ojo con los zarrones.

No lo dudes y deja tu comentario...