Escapada: Señorío de Molina. Día 1 (1/2): Maranchón, Selas, Castro El Ceremeño, una casa de Gaudí y Castillo de Santiuste (Corduente)

Recorriendo la carretera N-211 con dirección Molina de Aragón vas atravesando valles y colinas, percatándote de lo diferente que ésta zona paisajísticamente hablando de esa imagen que tenemos del bien popularizado: “Ancha es Castilla” de infinitas planicies de color tierra. Pero por aquí no, aquí hay ondulaciones en la tierra más y menos abruptas, hay caídas a orillas de la carretera, barrancos, montes y cortados.

Es una porción de Castilla diferente, es fría, húmeda y heladora. Tanto que, de repente, la carretera se fundió con una niebla densa y espesa, que hizo que la temperatura bajase casi 10 ºC para, tras unos pocos kilómetros, salir de aquella nube y aparecer un cielo azul intenso de algodonosas nubes. Lo cierto, es que esas diferencias también las vamos percibiendo a medida que vamos atravesando pueblos prácticamente desiertos; los muros de las casas algunas con retazos señoriales se perciben anchos y robustos y la piedra, aunque en su mayoría dorada, tiene ése color particular y desgastado de la piedra que ha sido azotada por el agua y las heladas.

Es la Otra Castilla, la menos explorada, la que se obvia en el imaginario colectivo.

La Ermita de Nª Señora de los Olmos, Maranchón.

Y en esas vamos por la carretera que, de repente, avistamos el peculiar y muy rojo campanario de una iglesia que nos recuerda a las que vimos en los países nórdicos. E, irremediablemente, atraídos por esa imagen que parecía desubicada, nos adentramos por el camino para ver el templo.

Iglesia Nª Sra. de los Olmos, Maranchón  (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)  Tras recorrer un bucólico paseo escoltado por olmos llegamos hasta la puerta enrejada que da acceso al espacio de la ermita. Aunque nos es desconocido el año aproximado de su levantamiento se sabe que fue reconstruida tanto en el siglo XVIII y XIX. ErmitaOlmos

En su impecable interior, de una sola nave, pueden contemplarse unos bonitos frescos en sus techos y bóveda, un precioso altar de elaborado retablo barroco dorado protegido por una rejería forjada y, curiosamente, enmarcada con bombillas de colores. A los costados del altar, pequeños retablos trabajados con esmero, imitándolo. Los únicos en el templo, se respira una quietud y una tranquilidad muy relajante.

<

p align=”JUSTIFY”>Iglesia Nª Sra. de los Olmos, Maranchón (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)

Selas, aldea castellana

 La denominada Ruta del Señorío de Molina, para nosotros comienza oficialmente en esta pequeña aldea castellana, a orillas de una verde colina repleta de senderos formados por arboledas que se salpican en las ondulaciones de la tierra. Adentrarte en Selas es casi como hacerlo en un pueblo fantasma, tan sólo hay 63 habitantes censados y si no fuese por los tres niños que oíamos corretear por las cortas y enredadas calles de este pueblo, y algunas macetas de plantas vivaces y resplandecientes a orillas de las casas, no hubiésemos hallado vestigio alguno de que allí hubiese ningún otro ser humano además de nosotros dos. Las calles de Selas recuerdan al camino de baldosas amarillas del Mago de Oz salvo que aquí los adoquines son de color rojizo. Su entramado de calles se ramifican en casas de piedra dorada con un tintes rojizos y húmedos con unas interesantes cornisas de madera en sus tejados, algo que llama la atención contemplar en una aldea. Quizá, estos resquicios de un lujo hoy impropio busquen preservar la importancia antaño de este pueblo castellano del Señorío de Molina.  Selas (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)   Selas (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)  Sin embargo, algunas viviendas, las menos frecuentes, se tiñen de cal blanca y protectores dinteles de piedra. Aún así, son sus rincones formados por antiguas casas de piedra lo que realmente atrapan nuestras miradas. Hay dos aspectos llamativos en Selas, además de esa inquietante quietud que reina en la aldea. El primero es su Iglesia dedicada a la Vírgen de Minerva, construida en el siglo XVI y siendo el centro desde el que se ramifica el pueblo. Lo que más capta la atención es la gran espadaña (el campanario con forma de pared) y la techumbre sobre su puerta de entrada. Al parecer, alberga un interesante artesonado del siglo XVII pero el templo estaba cerrado (para variar nuestra suerte ). Iglesia Nª Sra. Minerva, Selas (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)

Iglesia Nª Sra. Minerva, Selas (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)Iglesia Nª Sra. Minerva, Selas (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)

Lo segundo que llama la atención en Selas es una torre de tipo campanario. Si no fuese porque la Iglesia de la Vírgen de Minerva ya tiene el suyo en forma de espadaña, podría decirse que este campanario sería el de la iglesia habiendo sido edificado aparte, como en las construcciones arquitectónicas eclesiásticas italianas donde el campanario siempre se levanta como un elemento externo al templo. Por más que he intentado averiguar cuál es el motivo de la existencia de esta torre, no he conseguido dar con ello. Por eso, si por un casual alguien de Selas termina por leer esta entrada y conoce cuál es la función de esta torre, le agradeceríamos que nos lo contara ¡No quiero quedarme con la duda!

<

p align=”JUSTIFY”>Selas (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)Terminamos de merodear por el pueblo y volvemos a poner rumbo por la carretera con dirección al Castro celtíbero El Ceremeño.  

Castro celtíbero: El Ceremeño

El castro se encuentra en el pueblo de Herrería, pero el desvío de tierra se halla antes de entrar. Si no vais con cuidado es posible que os paséis el camino así que quedáis advertidos (Os dejo la ubicación en el mapa de la Guía de Viaje) Se trata de un castro celtíbero fortificado y de unos 2.000 metros cuadrados. El castro se ha fechado en dos etapas, Ceremeño I que corresponde al primer asentamiento durante los siglos VII-VI a.C y después un segundo asentamiento o repoblación en el siglo V a.C denominado Ceremeño II. En total se han encontrado 41 viviendas y se estima que en este asentamiento vivieron unas 50 personas. Castro celtíbero El Ceremeño (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)  Y para que no os pase como a nosotros, que llegamos y nos lo encontramos cerrado a cal y canto (sí, sí, error de novato no haber investigado previamente ¡Matadnos!) os dejamos los datos de contacto para poder visitar el castro y concertar obligatoriamente la visita guiada. Bien podéis llamar al teléfono 949 83 11 02 o escribir al correo electrónico de museosdemolina@gmail.com. El precio es de 4,00€ por persona y de 2,50€ en tarifa reducida para niños de 7 a 14 años.

Así que, dado que no pudimos visitarlo ( ) volvimos a la carretera, dirección Molina de Aragón. Y nos esperaba una sorpresa…

¡Una casa inspirada en Gaudí!

  … porque pasando a la vera del pueblo Rillo de Gallo un brote de color y unas formas onduladas captaron nuestra atención desde la carretera. Los dos nos miramos un momento como no dando crédito y exclamamos en el coche: ¡Gaudí! Y es que allí había una casa inspirada en los diseños del artista y estaba tan bien conseguida que parecía que el propio Gaudí la había proyectado. Así que nos metimos en el pueblo para poder verla de cerca.

  Casa "Gaudí", Rillo de Gallo (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)Casa "Gaudí", Rillo de Gallo (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)En realidad el arquitecto de esta casa se llama Juan Antonio Martínez Moreno un vecino de Prados Redondos, de la misma provincia de Guadalajara, y que al parecer está unido al pueblo de Rillo debido a su matrimonio. Siguiendo la estela de Gaudí, al parecer Juan Antonio va construyendo la casa poco a poco a golpes de inspiración. Lo cierto es que parece estar prácticamente acabada.

  Casa "Gaudí", Rillo de Gallo (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)Si queréis más información, podéis visitar la web del ayuntamiento de Rillo de Gallo, donde tienen un apartado para esta sorprendente e inesperada “Casa de Gaudi” en Castilla.  

Castillo de Corduente / Castillo de Santiuste

Siguiendo camino y avanzamos hacia el despoblado Corduente. El término despoblado no hace referencia a que el pueblo haya quedado desierto sino a que no consta oficialmente que haya ningún residente habitual censado Ya, cuando vas avanzado por la extensa llanura, te percatas de la sombra de su castillo que visualmente resulta chocante principalmente por su ubicación, ya que se sitúa en un plano llano con una montaña al norte que lo dejan sin visibilidad y en una posición defensiva muy vulnerable. Acostumbrados como estamos a ver los Castillos en un alto en la Península Ibérica no deja de resultar extraño y, quizá por eso, llama mucho la atención. De nombre oficial Castillo de Santiuste, esta fortificación tiene sus orígenes a principios del siglo XV cuando Corduente fué comprado por uno de los biznietos del Conde de Lara, obteniendo los permisos de la corona para construir un castillo con intención de colaborar en la guerra contra la Corona de Aragón. Castillo de Santiuste, Corduente (Guadalajara, Castilla-La Mancha. España)

Dañado en 1447 por las tropas de Diego Hurtado de Mendonza y Figueroa (II Marqués de Santillana) fue reconstruido y empleado como vivienda. Pero una de las curiosidades de este castillo es que está levantado sobre una falla por lo que en el Terremoto de Lisboa de 1775 (como otras muchas construcciones en España: Catedral de Coria, xxxx) las torres y las fachadas se agrietaron quedando muy dañadas y dando como resultado que en el siglo XX la torre noroeste se desplomase. Durante las Guerras Carlistas el castillo fué empleado como refugio, por lo que las almenas y las torres fueron modificadas e incluso demolidas en parte. En 1971 lo adquirió el Marqués de Embid quién, poco a poco, lo va restaurando.

El castillo no puede visitarse en su interior ya que se usa como vivienda. La única forma de visitarlo es en una visita cultural organizada para grupos de mínimo 45 personas. Además, este castillo se alquila para ofrecer cenas y espectáculos de carácter medieval. Más información: http://www.castillosantiuste.com.

Tras detenernos brevemente a la vera del castillo, continuamos nuestra ruta de camino al Barranco de la Hoz.


RUTA DEL SEÑORÍO DE MOLINA

  • Ruta del Señorío de Molina: Guía de Viaje
  • Día 1: Maranchón, Selas, Castro Celtíbero El Ceremeño, Rillo de Gallo, Corduente, Barranco y Ermita de la Hoz. Molina de Aragón (de noche)
    • Día 1 (Parte 1/2): Maranchón, Selas, Castro Celtíbero El Ceremeño, Rillo de Gallo, Corduente.
    • Día 1 (Parte 2/2): Ermita y Barranco de la Hoz.
  • Día 2: Molina de Aragón, Campillo de Dueñas (Castillo de Zafra) y Castillo de Embid.
    • Día 2 (Parte 1/2): Molina de Aragón
    • Día 2 (Parte 2/2): Castillo de Zafra (Campillo de Dueñas) y Castillo de Embid.

Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. Hola Eva, me ha encantado esta entrada porque esa zona la conozco muy bien. La próxima vez date una vuelta por Mazarete, que es el pueblo en el que veraneo desde pequeña ;P

    ¡Un saludo!

    • ¡Muchas gracias por visitar el blog y comentar, Cris!
      Tomo buena nota de tu recomendación, porque tenemos pensado escaparnos por la zona de nuevo para visitar algunas cosas que nos quedaron pendientes

      ¡Abrazote!

No lo dudes y deja tu comentario...