Exposición: Ramsés, Rey de Reyes.

Hace unos días visitamos la exposición Ramsés, Rey de Reyes en el invernadero del arroyo de la Vega, en Alcobendas (Madrid). Yo, una apasionada de Egipto que, por circunstancias aún no ha podido conocer el país, en cuanto supe de esta exposición me puse manos a la obra para ir cuanto antes. Y he de decir que me pareció una auténtica maravilla.

Ramsés II, Rey de Reyes  .

La historia de esta exposición itinerante

Brevemente quisiera señalar lo especial que es esta exposición, no sólo por su espectacularidad y nivel de detalle, sino por el gran valor personal y artístico que le debe ser reconocido al artista egipcio Hany Mostafa, creador de esta obra.

Hany Mostafa es un arista y viajero que ha recorrido medio mundo en busca de inspiración a la par que exponía sus obras en fibra de vidrio. En 2006 comenzó su obsesión por acercar Egipto principalmente a Europa, recreando el templo de Ramsés en Abu Simbel, dada la importancia histórica y turística que tenía para su país y también a nivel mundial primero por la ayuda internacional requerida para su traslado bloque a bloque cuando la presa de Asuán iba a ser construida e iba a inundar el templo (España recibió como agradecimiento el Templo de Abu Simbel, en Madrid) y, segundo, por su posterior declaración como Patrimonio de la Humanidad.

Exposición Abu Simbel, Ramsés Rey de Reyes

Exposición Abu Simbel, Ramsés Rey de Reyes

 

Hany trabajó durante más de 5 años en la construcción de la recreación del templo sin ayuda de gobiernos o entidades externas, lo que le llevó a vender todas sus posesiones para poder finalizarla. Tuvo que visitar el templo en más de 100 ocasiones, pidiendo permiso al gobierno de Egipto para poder dibujar cada nimio detalle del impresionante bajo relieve de la Batalla de Qadesh que no puede ser fotografiado en el templo original.

¿En qué consiste la exposición?

Se trata de una réplica a escala del famosísimo Templo Mayor de Abu Simbel (o Templo de Ramsés II) mandado construir por y para Ramsés II tras su victoria en la batalla de Qadesh. Un templo erigido en el año 1274 a.C. y para el que se dedicaron más de 20 años. También podrá verse la fachada a escala del Templo Menor de Abu Simbel o Templo de Nefertari, la esposa favorita de Ramsés II, y el único templo del Egipto Antiguo dedicado a una mujer.

Fachada del Templo de Ramsés

 Construida a escala 1:5 encontramos los cuatro colosos de 5 metros (originalmente de 33 metros). Hay una de las cabezas de los colosos que veréis en el suelo, probablemente alguien pueda llegar a pensar que se ha roto. No, es uno de los detalles que buscan conservar la mayor fidelidad con el templo original, ya que en el Templo de Abu Simbel, ése mismo coloso tiene la cabeza en el suelo porque durante un terremoto se partió.   Ramsés II, Rey de Reyes

La Sala de Osiris

A partir de esta sala todo lo que se ve es a escala de 1:3, aún más cercano al tamaño real del templo. Nuevamente colosos de Ramsés dan la bienvenida a la estancia. Lo más llamativo de esta sala son los detalles del techo que recrean la policromía original del templo y, sobre todo las paredes, donde se representan diferentes batallas ganadas por Ramsés II. Especialmente el bajo relieve de la batalla de Qadesh, en la pared de la derecha, con un nivel de detalle verdaderamente espectacular.

Ramsés II, Rey de Reyes   Ramsés II, Rey de Reyes

La Segunda Sala

Llamativa por el colorido tanto en columnas como en paredes; esta sala se dedica a mostrar las ofrendas de Ramsés y Nerfertari, su favorita, a los dioses egipcios. Y no sólo eso, aquí también se encuentran relieves en los que el propio Ramsés es endiosado, representado junto a los dioses egipcios, como uno más de ellos (dado que, para la cultura egipcia, los faraones eran considerados en sí mismos dioses).

Ramsés II, Rey de ReyesRamsés II, Rey de Reyes Ramsés II, Rey de Reyes

El Santuario

En la última sala, la más pequeña y la más recogida, se encuentran cuatro estatuas hieráticas: (de izquierda a derecha) Ptah (el dios del inframundo), Amón (dios relacionado asociado al aire y lo intangible), el propio Ramsés II y Ra-Horakhti (dios de la luz solar, responsable del ciclo de la muerte y la resurrección). Ramsés II, Rey de Reyes

El fenómeno que se produce en la sala original da una muestra más de lo avanzados que estaban los antiguos egipcios en ciencias como la astronomía pues, cada 21 de octubre y 21 de febrero, los rayos del sol penetraban en la sala e iluminaban con fuerza las esculturas de Ramsés y los dioses Amón y Ra, mientras que el dios Ptah (el dios del inframundo) permanecía en penumbra.

Templo de Nerfertari

La fachada del templo de Nefertari está realizada a escala 1:2, es decir, es la mitad de grande de lo que el original. Como curiosidad y para resaltar la importancia que tuvo Nerfertari en la vida del faraón, observad que las esculturas tanto de Ramsés II como de la reina tienen un tamaño similar.

Ramsés II, Rey de Reyes

¿Dónde puede visitarse?

  • En el Invernadero del arroyo de la vega, Avenida Olímpica, 1. Alcobendas (Madrid). Hasta el 31 de diciembre de 2017.

Horario de visita

  • Lunes a viernes de 10:30 a 14:30 y de 18:00 a 22:30
  • Fines de semana y festivos: 13:30 a 22:30

Precio (visita guiada incluída)

  • General: 7€
  • Reducida: 6€
  • Entrada familiar: 18€ (2 adutlos y 1 niño / 2 niños y 1 adulto)

¡Espero que disfrutes tanto de la visita como lo hicimos nosotros!


Más información

Sobre Eva

Viajera insaciable, lectora incansable, eterna aprendiz de idiomas y meticulosa observadora de culturas, lingüista, traductora y curiosa como yo sola. Mi lema: Viajar para vivir y sentirse vivo.
Añadir a favoritos el permalink.

No lo dudes y deja tu comentario...